La mejor arma frente al cáncer de pulmón es la prevención

La prevención en el cáncer de pulmón

La mejor arma frente al cáncer de pulmón es la prevención

La prevención es la mejor arma contra el cáncer de pulmón, una enfermedad que registró  29.000 nuevos diagnósticos en España en 2018 y cuya incidencia seguirá en aumento, según los expertos.

Esto se debe, en gran medida, a la incorporación de la mujer al tabaquismo y, como consecuencia, el aumento de tumores sólidos entre las mujeres.

La importancia de la prevención en el cáncer de pulmón

El diagnóstico de cáncer de pulmón resulta tremendamente atemorizante para quienes lo reciben, ya que es la principal causa de muerte por cáncer en España.

La supervivencia a cinco años sigue siendo baja, en torno al 15%, frente al esperanzador 85% del cáncer de mama.

Este mal pronóstico no se debe tanto a que sea un tipo de cáncer más letal,  sino a que no suele mostrar síntomas específicos que hagan sospechar a los pacientes y, por tanto, la detección es más tardía.

Cerca del 60% de los diagnósticos se producen cuando ya hay metástasis en otros órganos (cerebro y huesos son los más habituales) y en más del 20% de los casos, ya están afectados los ganglios linfáticos cercanos al tórax.

La ausencia de sintomatología propia, sin embargo, no significa necesariamente que el paciente se sienta bien.

En la mayoría de los casos, la salud respiratoria de estos pacientes lleva ya un tiempo siendo precaria, por lo que es más fácil percibir el empeoramiento.

 

El tabaquismo en el origen del problema

Casi nueve de cada diez casos de cáncer de pulmón se deben al tabaquismo y, con mucha frecuencia, a la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) producida por el consumo de cigarrillos.

Las personas fumadoras con EPOC tienen entre tres y cuatro veces más posibilidades de desarrollar un tumor pulmonar que las que fuman y no tienen EPOC.

 

La contaminación atmosférica también afecta

En los últimos tiempos, además, sabemos que la contaminación atmosférica es un factor de riesgo para todo tipo de patologías pulmonares, entre ellas el cáncer.

Esto se da especialmente en las grandes ciudades, debido al los agentes contaminantes que desprenden los vehículos impulsados por combustibles fósiles.

Así las cosas, la Organización Mundial de la Salud (OMS) atribuye a la mala calidad el aire el 36% de las muertes por cáncer de pulmón en el mundo.

Sin embargo, aunque el panorama parezca poco esperanzador, hay buenas noticias.

En primer lugar, como la principal causa es el tabaco, no fumar o dejar de fumar son herramientas preventivas muy potentes contra esta patología.

 

Cuidado con el ejercicio en zonas con alta contaminación

Practicar ejercicio físico de forma regular también es una buena estrategia, ya que aumenta la capacidad pulmonar y mejora su salud.

Eso sí, no se debe practicar en zonas de mucho tráfico o cuando se produce un pico de contaminación atmosférica.

Por otra parte, los avances médicos y científicos están logrando plantarle cara desde distintas perspectivas terapéuticas, entre las que destaca el éxito de la inmunoterapia frente a determinados subtipos de cáncer de pulmón.

Por último, la promesa de generalizar el diagnóstico precoz brilla con luz propia entre todos estos avances.

TAC de baja intensidad permite detectar tumores muy pequeños, potencialmente tratables solo con cirugía, y puede ser una opción adecuada para los mayores de 40 años que hayan fumado durante más de una década.

Además, pronto llegará la biopsia líquida, que permitirá detectar el cáncer de pulmón y otros tipos de cáncer, a través de un simple análisis de sangre.

 

Recuerda:

  • Las principales causa del cáncer de pulmón es el tabaco y  la contaminación atmosférica
  • El ejercicio físico aumenta la salud pulmonar, pero se deben evitar zonas o picos  de elevada contaminación
  • El diagnóstico precoz aumenta las opciones de curación
  • Los avances científicos y médicos están mejorando la supervivencia